Consejos para no estresarse en exámenes

6 consejos para sobrellevar la época de exámenes

Los exámenes son fuente de estrés y frustración para muchos estudiantes. Si os pasa, es normal. Hoy os traemos una serie de consejos para ayudaros a sobrellevar estas semanas de la mejor manera posible.

Actitudes saludables

El primer consejo para sobrellevar mejor la época de exámenes tiene que ver con algo cotidiano que parece olvidársenos con el estrés. Hay que dormir lo suficiente (8 horas diarias). No olvidemos que durante las horas de sueño los conocimientos se van asentando, además si no estamos descansados nos será mucho más difícil concentrarnos.

También hay que comer de manera equilibrada y realizar ejercicio. Una buena alimentación mejora el rendimiento.

 

No a la distracciones

Los móviles y las redes sociales son las principales fuentes de distracción hoy en día para los jóvenes. En época de exámenes hay que intentar centrarnos en el estudio y dejar a un lado este tipo de distracciones. Para esto es muy útil la técnica ABC, es decir, A para Awareness que trata de hacer ver al estudiante que l que está haciendo es una distracción, B para Breathing o control de la respiración para poder tomar un momento y reflexionar sobre lo que estamos haciendo y C para Choosing Mindfully, la capacidad de elegir qué hacer con esa distracción.

 

Descansos regulares

Cuando estamos saturados la concentración se pierde y sentimos como si no avanzarámos. En vez de seguir forzando para memorizar conceptos, lo mejor es tomarnos pequeños descansos a lo largo del día. Pueden ser descansos programados, por ejemplo, cada “x” número de temas que estudies o a determinadas horas del día. Puedes aprovecharlos para hacer un poco de deporte y desconectar, darte un baño relajante… También pueden ser descansos de 10 minutos en los que simplemente te sientes a pensar en otras cosas.

Un lugar adecuado

Hay entornos que nos rodean de distracciones y empeoran el rendimiento, por ejemplo estudiar en la sala con el sofá, la televisión… Lo mejor es un lugar tranquilo, luminoso y silencioso y con el material necesario (subrayadores, bolígrafos…) para no tener que levantarse todo el rato.

 

Emplear los apuntes propios

Puede parecer algo irrelevante, todos hemos estudiado de apuntes de compañeros alguna vez. Sin embargo, cada uno tiene sus técnicas de memorización y esto se ve reflejado en la manera de redactar los apuntes, por ejemplo, hay personas que lo esquematizan todo y sus apuntes consisten en listas enumeradas; otras, en cambio, prefieren estudiar de textos separados solo por párrafos y sus apuntes son como un libro de texto. Ninguna forma es incorrecta, pero puede no ser la tuya. Además, mientras se realizan los apuntes se van memorizando pequeñas dosis de información y surgen dudas que se resuelven con anotaciones personales.

 

Planificar el estudio

Una vez tenemos el calendario de exámenes podemos realizar un plan de estudio personalizado donde anotaremos qué vamos a hacer día a día. Es importante ser realistas a la hora de hacerlos para que sean objetivos factibles y no nos frústreseme viendo que no llegamos a lo que nos habíamos propuesto. Recuerda la importancia de los descansos y no olvides que los días tienen solo 24 horas.

A la hora de planificarse también hay que tener en cuenta cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles para saber a qué necesitaremos dedicarle más tiempo.

Si quieres saber más sobre temas relacionados, aquí tienes algunas entradas.

0 / 5. 0

0 Comments

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *